LAS ÚLTIMAS FOTOGRAFÍAS DE LA ÚLTIMA PALOMA VIAJERA

Hace 100 años, el 1 de septiembre de 1914, murió en el zoológico de Cincinnati la última de las palomas viajeras (Ectopistes migratorius). “Martha” fue el último individuo conocido de una especie que apenas unas décadas antes era una de las más abundantes del planeta. En 1813, el famoso ornitólogo John James Audubon se encontraba a unos 90 kilómetros de Louisville, Kentucky, cuando una parvada de estas palomas comenzó a volar sobre su cabeza; para cuando Audubon llegó a Louisville, las aves seguían cruzando el cielo, en cantidades tales que “oscurecían la luz del mediodía, como si se tratara de un eclipse.” Con base en este y otros relatos se estima que las bandadas de palomas viajeras incluían cientos, si no es que miles de millones de individuos.

Martha, the last passenger pigeon. Photo by Enno Meyer

Martha, la última paloma viajera. Foto: Enno Meyer

Sin embargo, para finales del siglo XIX la paloma viajera se encontraba ya en peligro de extinción, debido en gran medida a la cacería desmedida de un recurso que parecía ilimitado. Para la década de los 1890s probablemente quedaban menos de doscientas mil palomas, y en 1900 un muchacho de Ohio cazaba la última de ellas en estado silvestre. Mientras tanto, en 1895 nacía en el zoológico de Cincinnati la que se convertiría en la última representante de esta especie: una hembra llamada Martha. La fotografía de la izquierda, tomada por Enno Meyer y publicada por Robert W. Shufeldt en 1921, es tal vez la última de las imágenes de Martha aún con vida.

A principios de septiembre de 1914, Shufeldt recibió una carta del gerente del Jardín Zoológico de Cincinnati en la que se le informaba que “nuestra paloma viajera hembra murió el primero de septiembre, por causas naturales, a los 29 años de edad.” En aquella época, Shufeldt era el anatomista de aves más reconocido en el mundo, y fue invitado para estar presente durante el proceso de taxidermia que se le practicaría al cuerpo de Martha. Curiosamente, años atrás Shufeldt había estado casado con Florence Audubon, nieta de J. J. Audubon, el famoso naturalista que había plasmado en sus hermosos dibujos y en sus vívidas narraciones toda la magnificencia de la paloma viajera.

Desde antes de la muerte de Martha se había acordado que el cuerpo de la paloma sería donado a la Institución Smithsoniana de Washington. Poco después de la muerte de Martha su cuerpo fue preservado en un enorme bloque de hielo y enviado a Washington, a donde arribó el 4 de septiembre por la mañana.  De acuerdo con Shufeldt, se tomaron tres fotografías del ejemplar antes de comenzar la disección del cuerpo.  Cuando William Palmer, el técnico encargado de la taxidermia, había ya separado la piel del ejemplar del cuerpo, Shufeldt mismo tomó algunas fotografías como la que se muestra a continuación:

Posteriormente, mientras el señor Palmer continuaba con la taxidermia, Shufeldt procedió a describir la anatomía interna de Martha, en lo que se convirtió en una especie de examen forense no solo de un individuo sino de toda una especie, la cual no tenía más de tres días extinta. Las dos fotos de arriba se cuentan entre las últimas que fueron tomadas al cuerpo completo de Martha la paloma. Existen muchas fotografías del trabajo taxidérmico de Palmer, que por muchos años estuvo en exhibición en el Museo Smithsoniano y que actualmente forma parte de las colecciones científicas con el número de catálogo USNM 223979.

Martha en el Museo Smithsoniano, ca. 1956

Martha en el Museo Smithsoniano, ca. 1956

Referencias

Arita, H. T. 1996. Una paloma llamada Martha. Ciencias 41: 70-72.

Shufeldt, R. W. 1915. Anatomical and other notes on the passenger pigeon (Ectopistes migratorius) lately living in the Cincinnati Zoölogical Gardens. The Auk 32(1):29-41.

Shufeldt, R. W. 1921. Published figures and plates of the extinct passenger pigeon. The Scientific Monthly 12(5):458-481.


Este año, al conmemorarse el centenario de la muerte de la última paloma viajera, el Museo Smithsoniano ha preparado una exhibición nueva con la ya famosa Martha como atracción principal. Asimismo, en la página web del museo se puede ver una serie de fotografías recientes de Donald E. Hurlbert que muestran el estado actual del ejemplar disecado del último de los Ectopistes migratorius.

Foto: Donald E. Hurlbert. Smithsonian Institution

Foto: Donald E. Hurlbert. Smithsonian Institution


 

Neil Armstrong, fotógrafo

“Houston, Tranquillity Base here, The Eagle has landed.”
Neil Armstrong, 20 de julio de 1969

Armstrong luego de su caminata lunar

Neil Armstrong (1930 – 2012) será recordado, por supuesto, como el primer ser humano que pisó la superficie de la Luna. Su pequeño paso, que representó un gigantesco salto para la humanidad, es para muchas personas el momento histórico más importante del siglo XX. Al conocerse las noticias del fallecimiento del más famoso de los astronautas el 25 de agosto, Barack Obama recordó a Armstrong como uno de los más grandes héroes de la historia de los Estados Unidos.

Curiosamente, existen muy pocas imágenes del propio Armstrong en aquella memorable epopeya del 20 de julio de 1969, cuando el ser humano dejó huella por primera vez en nuestro satélite. La razón es muy sencilla: Armstrong, además de ser el comandante de la misión, era el encargado de operar la cámara fotográfica principal de la misión, una Hasselblad con película de 70 mm y mecanismo eléctrico de recarga. Paradójicamente, una de las fotografías más famosas de la historia, tomada por Armstrong, es raramente acreditada a su autor:

Portada de un folleto de la NASA (1975) con la imagen de Buzz Aldrin tomada por Neil Armstrong.

En este folleto de la NASA sobre la exploración lunar se muestra la imagen de Edwin (“Buzz”) Aldrin cerca del módulo lunar. Armstrong, quien tomó la fotografía, aparece como reflejo en el visor del casco de Aldrin. Los expertos han notado que en esta fotografía no aparece la antena de comunicaciones que era parte del traje espacial que usaron los astronautas. La antena estaba unida a la “mochila” de los astronautas y sobresalía sobre el casco. ¿ Por qué no aparece la antena en esta imagen tan famosa?

Resulta que la fotografía, tal como la vemos en la mayoría de las publicaciones, es una versión recortada y editada de la imagen original de la misión Apolo 11 con catálogo AS11-40-5903, que se muestra a continuación:

La fotografía AS11-40-5904 de la misión Apolo 11, tomada por Neil Armstrong

En el original AS11-40-5904 podemos ver que Neil Armstrong, valeroso y eficiente comandante espacial, no era muy buen fotógrafo, o al menos no prestaba mucha atención a la composición fotográfica. El casco de Aldrin está casi recortado de la foto, y prácticamente no hay espacio libre en la parte superior de la imagen (“espacio” en el sentido fotográfico, no en el sentido planetario). La portada del folleto de 1975, y las miles de reproducciones que se han hecho de esta fotografía, muestran una versión recortada en la que no aparece el módulo lunar y a la que se le ha añadido más fondo, es decir, más negro del espacio, sobre el casco de Aldrin. Por supuesto, la antena de comunicaciones, recortada por el encuadre original de Armstrong, no aparece en ninguna de las imágenes.

Este ejemplo de edición de una fotografía se presta a mucho debate. Por un lado, es claro que las versiones modificadas de la fotografía AS11-40-5904 son visualmente más llamativas y atractivas, y que no se pierden los detalles más importantes. Por el otro lado, al tratarse de un registro fotográfico sin duda histórico, también podría argumentarse que cualquier alteración, por pequeña que  sea, podría reducir el valor documental de la imagen. De hecho, si las reglas de algunos medios de comunicación que explícitamente prohíben el uso de fotografía retocadas se aplicaran rigurosamente, esta imagen no podría haber aparecido en tantas publicaciones.

Muy probablemente las alteraciones de la NASA a la fotografía AS11-40-5904 fueron hechas por medios mecánicos y ópticos. Hoy en día, con la tecnología digital, resulta muy fácil alterar cualquier fotografía para mejorar la composición, arreglar la exposición, eliminar elementos secundarios o incluso añadir elementos nuevos. ¿Hasta dónde es permisible hacer manipulaciones a una imagen sin que ésta pierda su valor documental?

Para cerrar esta nota sobre Neil Armstrong, va una imagen suya en la Luna, tomada por Buzz Aldrin:

Neil Armstrong junto al módulo lunar

Enlaces externos:
La historia de la fotografía AS11-40-5904, contada por la propia NASA.
La imagen AS11-40-5904 en alta resolución en la página de la NASA

El lente más caro

El lente más caro

El lente LEICA APO-TELYT-R De la marca “Leica” es un lente  1:5.6/ 1600 mm y es considerado el lente más caro del mundo porque cuesta sólamente 2 millones de dólares!!!

Por si alguien quiere regalarlo a cualquiera de los administradores de este blog, lo aceptamos con cámara Leica incluida.

Definitivamente la fotografía es un vicio caro.

LEICA APO-TELYT-R

14 de marzo: 70 años del suicidio de George Eastman fundador de la compañía Kodak

George Eastman, fundador de la compañía Kodak, una de las más importantes compañías fotográficas a nivel global. Fue también el inventor del rollo de película y de la primera cámara compacta. Los inventos de Eastman, permitieron que cualquier persona, común y corriente pudiera tomar fotos, sin necesidad de tener conocimientos de óptica y química, poniendo así la fotografía al alcance de todos.

Este importante personaje de la historia de la fotografía en un día como hoy de hace 70 años, escribió una nota que decía:

“Mi trabajo esta hecho, ¿para qué esperar?” y se suicidó.

Siete décadas tras su muerte, este importante inventor y empresario, no presenció  el colapso de su compañía. Kodak, fue la compañía que inventó el rollo de película, y también  la primera cámara digital de la historia en 1975. Desgraciadamente el auge de la fotografía digital y el desuso de los rollos de película llevaron a esta compañía a declararse hace poco en bancarrota.

Si te interesa saber más sobre el tema revisa el post pasado del Dr. Arita: http://fotorollo.wordpress.com/2012/01/21/kodak-la-invencion-del-rollo-fotografico-y-la-caida-de-un-gigante/

El cuerno del rinoceronte: una historia de cacería furtiva y su uso medicinal en el mercado negro. Ganadora del premio de fotografía World Press Photo

Los rinocerontes son los protagonistas de una violenta historia, su cuerno en el mercado negro duplica el precio del oro.  En la décadas de los setenta y ochenta la cacería furtiva del rinoceronte devastó a sus dos especies: el rinoceronte blanco y el rinoceronte negro.

Después de la década de los ochenta las poblaciones se estabilizaron cuando China prohibió el uso del cuerno de rinoceronte en su medicina tradicional y en Yemen también prohibió su uso para las empuñaduras de dagas ceremoniales.  Sin embargo, a partir del 2006 regresó la llamada “guerra del rinoceronte”: en 2007 se cazaron 13 rinocerontes,  para el 2008 esta cifra subió a 83 individuos, para el 2010 incrementó a 333 y a 400 en el 2011. La matanza en los últimos 6 años a alcanzado a casi 900 individuos, más 30 cazadores muertos y otros 200 arrestados tan sólo en Sudáfrica.

El seguimiento del tráfico del cuerno del rinoceronte en estos años apunta a Vietman, donde se dice que se está utilizando para la cura del cáncer. Sin embargo, el Dr. Arita cuestiona su uso medicinal  en su post del blog “Mitología Natural” http://hectorarita.com/2011/11/27/los-cuernos-del-rinoceronte-y-la-medicina-tradicional-china/

El fotógrafo de National Geographic Bren Stirton, ganó el premio “World Press Photo” en la categoría de Naturaleza por su ensayo fotográfico del tema (http://www.worldpressphoto.org/photo/2012brentstirtonnas1-al?gallery=2634). La historia completa esta en el número de Marzo del 2012 de National Geographic (http://ngm.nationalgeographic.com/2012/03/rhino-wars/gwin-text)

Más información sobre el estado de conservación del rinoceronte negro en el blog “Crónicas de la Biodiversidad” http://biolcons.wordpress.com/2011/11/10/el-rinoceronte-negro-no-esta-extinto-todavia/

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Kodak: La invención del rollo fotográfico y la caída de un gigante

Envase de un rollo de película Kodak de principios de los 90s

Hace un par de días se dio a conocer la noticia de que la compañía Eastman Kodak había solicitado protección por bancarrota para reorganizar su agonizante negocio en fotografía. Para los que desarrollamos nuestra afición a la fotografía durante los 1970s la noticia resulta difícil de creer y ciertamente triste. En la cúspide de su dominio del mercado fotográfico, la marca Kodak acaparaba a mediados de los 70s cerca del 90% de las ventas de cámaras, película y papel fotográficos en los Estados Unidos. Todavía a finales de los años 90s, y a pesar de la fiera competencia del gigante japonés Fujifilm, Kodak alcanzó los niveles más altos en ventas y ganancias en su historia.

Ya en en siglo XXI, Kodak no supo adaptarse a los cambios en el mercado y a la explosión en el desarrollo de las tecnologías digitales, que en menos de una década volvieron obsoleto el uso de las películas y papeles fotográficos que constituían un porcentaje importantísimo de los ingresos de Kodak. A finales del siglo XX, más del 30% de la producción de plata mundial se empleaba en la elaboración de material fotográfico, siendo Kodak por mucho el principal consumidor. Actualmente, menos del 14% de la plata se usa en fotografía, principalmente en usos especializados como en placas médicas (en las que la tecnología digital también está por desplazar las películas de plata), en fotografía artística y en la industria cinematográfica.

Finalmente, el 19 de enero de 2012, Eastman Kodak se acogió al llamado Capítulo 11 de la ley norteamericana, declarándose en quiebra para lograr financiamiento, en un intento por reorganizarse y sobrevivir a las presiones del mercado. Este evento marca el final de una historia que comenzó en 1889, cuando George Eastman fundó la compañía, basada en la comercialización de cámaras de uso popular que usaban una innovación notable: el rollo fotográfico.

La patente de Houston (1881) de una cámara con rollo fotográfico

Generalmente se piensa que Eastman fue el inventor del rollo fotográfico, pero en realidad el empresario compró varias patentes de David Houston, quien fue el primero en diseñar una cámara fotográfica que, a través de un largo rollo de película fotográfica, podía obtener varias imágenes en secuencia sin necesidad de cambiar placas cada vez. Como Houston radicaba en Dakota del Norte, se ha especulado que el nombre Kodak podría haber derivado de “Nodak” (North Dakota), pero es más plausible la versión de que Eastman simplemente inventó un nombre que fuera fácil de pronunciar y de recordar. Eastman comercializó el invento con el lanzamiento de la primera cámara Kodak, tan fácil de usar que cualquier persona podía convertirse en fotógrafo. No es exagerado afirmar que la fotografía de aficionados nació junto con la cámara Kodak y que su impresionante explosión en el siglo XX se debió en gran medida a un visionario: George Eastman.

Anuncio de la cámara Kodak 1889

En total contraste, una falta de visión y poca capacidad para adaptarse al mercado cambiante del siglo XXI fueron las causas del colapso de Kodak. Paradójicamente, la primera cámara digital del mundo fue construida en los laboratorios de investigación de Kodak, en Rochester, Nueva York. En 1975, un ingeniero de la compañía, Steven Sasson, presentó ante sus colegas un prototipo de una cámara para “fotografía sin película”. Este artefacto usaba un sensor CCD de 10 mil pixeles (0.01 megapixeles) conectado a un circuito que tomaba 23 segundos en transmitir la información de una imagen en blanco y negro a un cassette de los usados para grabar música. El cassette tenía entonces que ser colocado en otro aparato que leía la información y la transformaba en una imagen que podía verse en un aparato de televisión.

La primera cámara digital 1975

La recepción del aparato por parte de los ejecutivos de Kodak fue fría, por decirlo moderadamente. Según relata el propio Sasson, el escepticismo prevaleció en las preguntas de los colegas en Kodak: ¿Quién habría de querer ver sus fotos en una televisión? ¿Cómo se almacenarían las imágenes? ¿Cómo sería un álbum fotográfico? El invento fue patentado y archivado por la compañía, a pesar de que Sasson y sus colegas visualizaban que era factible que en 15 o 20 años se podría llegar al público con un producto derivado del prototipo. Años más tarde, cuando Kodak empezó de nuevo a desarrollar productos digitales, era demasiado tarde para competir con los avances logrados por otras compañías que habían desarrollado los sistemas fotográficos electrónicos que terminaron por colocar el último clavo digital en el aletargado ataúd de Kodak.

¿Habría un visionario como George Eastman apoyado el desarrollo de la cámara digital?

[Actualizado el 22 de enero de 2012]

La hielera anti-paparazzi: Tecnología fotográfica y publicidad

La marca de cerveza Norte de Argentina, producida por la Cervecería y Maltería Quilmes, lanzó hace poco una campaña publicitaria basada en su “Frapera Fotostop”, una ingeniosa hielera que utiliza la tecnología fotográfica para detener los intentos de los paparazzi y otros fotógrafos furtivos por obtener imágenes in fraganti de los usuarios.

Según la pauta publicitaria, si el dueño de la hielera se encuentra a la mitad de una fiesta salvaje y algún enemigo se acerca y pretende tomar una fotografía, la frapera detectará el intento y disparará un destello de luz que echará a perder la foto. Todo esto es parte de una campaña de publicidad diseñada por la firma Del Campo Saatchi & Saatchi y la fabulosa hielera seguramente no existe en la realidad. Sin embargo, no sería muy difícil fabricar un dispositivo como el que se observa en los anuncios de la cerveza.

Para fabricar nuestra propia hielera (o cualquier otro dispositivo anti-paparazzi) sólo necesitaríamos una unidad esclava y un microflash.  Las unidades esclavas son dispositivos electrónicos que cierran un circuito al detectar el disparo de una luz de flash, con lo que pueden disparar a su vez una segunda unidad de destello. La imagen de la izquierda muestra una unidad esclava como las que existen desde los años 1980. En la actualidad existen unidades esclavas miniaturizadas integradas a los propios flashes, permitiendo entre otras cosas la sincronización inalámbrica de un número muy grande de unidades de iluminación. Conectando una de esta unidades esclavas a un microflash, como los que se encuentran en las cámaras miniatura de ahora y en muchos de los teléfonos portátiles, y montando todo en nuestra hielera favorita podríamos tener nuestro propio “fotostop”.

El único problema técnico que se me ocurre es que la baja temperatura de la hielera podría obstaculizar el funcionamiento de los componentes electrónicos. Más aún, el agua de condensación podría arruinar por completo nuestro circuito. En fin, esperemos que los ingenieros de la cervecería Quilmes sean tan ingeniosos como sus publicistas.