2010: ¿El cierre de un círculo entre la fotografía directa y fotografía construida?

¿Realidad o ficción? ¿verdad o mentira? ¿arte o no arte? Han sido preguntas polémicas y sin resolver desde los inicios de la fotografía.

La disyuntiva entre la fotografía directa y la fotografía construida como un péndulo ha ido y regresado infinidad de veces.

Desde sus inicios, los pictorialistas buscaron que sus imágenes no fueran “sólo una reproducción de la realidad” a través de composiciones, desenfoques y tratamientos en el laboratorio perseguían la realización de obras de arte.  En contraparte todos los adeptos de la “fotografía directa” defendían la “honestidad” de las imágenes sin intervenirlas de ninguna manera. Paul Strand sostenía que “un fotógrafo debe tener un respeto por lo que tiene delante, no usar trucos o manipular el proceso, sino utilizar el método de la fotografía directa”

La historia ha resultado ser interminable y ha desarrollado toda clase de ortodoxias en ambos extremos y adeptos antagonistas que defienden a capa y espada un lado o el otro. Lo cierto es que en ambos extremos y en medio han surgido toda clase de propuestas que han marcado la historia de la fotografía.

Lo extraño es cuando los extremos se unen, giran, dan la vuelta. Algo así ha ocurrido en estos últimos meses. La Bienal de Fotografía en México que en los últimos años había estado dominada por la tendencia de la fotografía conceptual y la fotografía construida el año pasado reconoció como ganador al sinaloense Fernando Brito con una serie de imágenes documentales denominadas “tus pasos se perdieron en el paisaje” que muestran paisajes violentos de personas que han sido ejecutadas.

Al otro lado encontramos al fotoperiodismo que tradicionalmente se ha caracterizado por buscar el registro de eventos de la realidad que capturan principalmente acciones o que son emotivas y cuyo principal reconocimiento es el concurso de World Press. La fotografía ganadora del galardón de 2010, fue un retrato planeado Jodi Bieber una sudafricana, algo que no se ajusta al fotoperiodismo tradicional.

La imagen ganadora es el retrato de una mujer afgana de 18 años cuyo esposo cercenó las orejas y la nariz. El jurado escogió la foto entre 108.059 presentadas a concurso.

La Jodi Bieber señaló: “Si tú hablas con gente en nuestra profesión, te dirán ¿cómo un retrato puede ganar la competencia?”, dijo. “Un retrato no es periodismo. Alguna gente cree en la pureza del género: eres la mosca en la pared, no puedes cambiar nada”.

Así la fotografía da vueltas y un concurso caracterizado por reconocer la fotografía construida otorgó el principal premio a una serie de imagenes  documentales. Mientras el principal concurso a nivel mundial que se ha caracterizado por defender la fotografía directa y sin manipulaciones galardonó una fotografía planeada, preconcebida. ¿Será que esto marca el cierre de un círculo sin sentido que termina por cerrarse y aceptar toda clase de manifestaciones dentro de la fotografía?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s