Neil Armstrong, fotógrafo

“Houston, Tranquillity Base here, The Eagle has landed.”
Neil Armstrong, 20 de julio de 1969

Armstrong luego de su caminata lunar

Neil Armstrong (1930 – 2012) será recordado, por supuesto, como el primer ser humano que pisó la superficie de la Luna. Su pequeño paso, que representó un gigantesco salto para la humanidad, es para muchas personas el momento histórico más importante del siglo XX. Al conocerse las noticias del fallecimiento del más famoso de los astronautas el 25 de agosto, Barack Obama recordó a Armstrong como uno de los más grandes héroes de la historia de los Estados Unidos.

Curiosamente, existen muy pocas imágenes del propio Armstrong en aquella memorable epopeya del 20 de julio de 1969, cuando el ser humano dejó huella por primera vez en nuestro satélite. La razón es muy sencilla: Armstrong, además de ser el comandante de la misión, era el encargado de operar la cámara fotográfica principal de la misión, una Hasselblad con película de 70 mm y mecanismo eléctrico de recarga. Paradójicamente, una de las fotografías más famosas de la historia, tomada por Armstrong, es raramente acreditada a su autor:

Portada de un folleto de la NASA (1975) con la imagen de Buzz Aldrin tomada por Neil Armstrong.

En este folleto de la NASA sobre la exploración lunar se muestra la imagen de Edwin (“Buzz”) Aldrin cerca del módulo lunar. Armstrong, quien tomó la fotografía, aparece como reflejo en el visor del casco de Aldrin. Los expertos han notado que en esta fotografía no aparece la antena de comunicaciones que era parte del traje espacial que usaron los astronautas. La antena estaba unida a la “mochila” de los astronautas y sobresalía sobre el casco. ¿ Por qué no aparece la antena en esta imagen tan famosa?

Resulta que la fotografía, tal como la vemos en la mayoría de las publicaciones, es una versión recortada y editada de la imagen original de la misión Apolo 11 con catálogo AS11-40-5903, que se muestra a continuación:

La fotografía AS11-40-5904 de la misión Apolo 11, tomada por Neil Armstrong

En el original AS11-40-5904 podemos ver que Neil Armstrong, valeroso y eficiente comandante espacial, no era muy buen fotógrafo, o al menos no prestaba mucha atención a la composición fotográfica. El casco de Aldrin está casi recortado de la foto, y prácticamente no hay espacio libre en la parte superior de la imagen (“espacio” en el sentido fotográfico, no en el sentido planetario). La portada del folleto de 1975, y las miles de reproducciones que se han hecho de esta fotografía, muestran una versión recortada en la que no aparece el módulo lunar y a la que se le ha añadido más fondo, es decir, más negro del espacio, sobre el casco de Aldrin. Por supuesto, la antena de comunicaciones, recortada por el encuadre original de Armstrong, no aparece en ninguna de las imágenes.

Este ejemplo de edición de una fotografía se presta a mucho debate. Por un lado, es claro que las versiones modificadas de la fotografía AS11-40-5904 son visualmente más llamativas y atractivas, y que no se pierden los detalles más importantes. Por el otro lado, al tratarse de un registro fotográfico sin duda histórico, también podría argumentarse que cualquier alteración, por pequeña que  sea, podría reducir el valor documental de la imagen. De hecho, si las reglas de algunos medios de comunicación que explícitamente prohíben el uso de fotografía retocadas se aplicaran rigurosamente, esta imagen no podría haber aparecido en tantas publicaciones.

Muy probablemente las alteraciones de la NASA a la fotografía AS11-40-5904 fueron hechas por medios mecánicos y ópticos. Hoy en día, con la tecnología digital, resulta muy fácil alterar cualquier fotografía para mejorar la composición, arreglar la exposición, eliminar elementos secundarios o incluso añadir elementos nuevos. ¿Hasta dónde es permisible hacer manipulaciones a una imagen sin que ésta pierda su valor documental?

Para cerrar esta nota sobre Neil Armstrong, va una imagen suya en la Luna, tomada por Buzz Aldrin:

Neil Armstrong junto al módulo lunar

Enlaces externos:
La historia de la fotografía AS11-40-5904, contada por la propia NASA.
La imagen AS11-40-5904 en alta resolución en la página de la NASA

Anuncios

La disección de un Cartier Bresson. Parte II: La composición.

Una imagen puede ser analizada y disectada bajo diferentes perspectivas ya sean técnicas y/o estéticas. La imagen de Cartier Bresson técnicamente es una imagen bien expuesta. Pero estéticamente ¿podemos considerarla hermosa?

La percepción estética de una imagen esta permeada por el sujeto que la observa por ello esta cargada de subjetividades el que nos guste o no una imagen depende de nuestra percepción y gustos. Sin embargo existen algunos elementos estéticos de composición fotográfica.

Una fotografía es un rectángulo, que encierra distintos elementos del espacio y del tiempo. La composición fotográfica es distribución que tienen los elementos de la imagen. La colocación de dichos elementos puede contener ciertas proporciones que sean agradables a la vista: “las proporciones de la sección aurea”, este tipo de proporciones han sido encontradas tanto en la naturaleza como en las obras de arte. Que equivale al número phi 1.6

Una fotografía es un rectángulo, si dentro de ese rectángulo colocamos un cuadrado en su interior con la proporción del número phi, se forma otro rectángulo(Figura 1). Si subdividimos de nuevo según la razón áurea el rectángulo obtenido, obtendremos otro cuadrado y otro rectángulo de la misma proporción que el primero(Figura 2.). Dicho rectángulo puede a su vez subdividirse en otro cuadrado y otro rectángulo, y este proceso puede realizarse hasta el infinito(Figura 3).Si sucesivamente generamos cuadrados dentro de los rectángulos obtenemos lo siguiente:

 

 

 

Figura 1

 

 

 

Figura 2

 

 

 

Figura 3

 

 

 

Trazando un arco a través de la diagonal de cada cuadrado se obtiene la  espiral aurea.

 

 

La serie de Fibonacci tiene relación con la sección Aurea:

1, 1, 3, 5, 8, 13,21,34

Así tenemos un rectángulo, en su interior formamos un cuadrado obtenemos un segundo rectángulo, generamos otro cuadrado en su interior y obtenemos eso 3 elementos, volvemos a dividir el rectángulo y obtenemos 5 y así sucesivamente 8, 13, etc.

Si los elementos de nuestra imagen coinciden con esta distribución de las proporcional obtenemos imágenes que son agradables para el ojo.

Cartier Bresson lograba esto en muchas de sus imágenes.Es por esta razón que esta fotografía además de estar técnicamente bien expuesta, compositivamente sus elementos tienen un acomodo y proporciones que son agradables para el ojo humano.