Las primeras fotografías de eclipses solares

La primera imagen fotográfica de un eclipse solar con una exposición adecuada como para mostrar detalles de la corona fue lograda el 28 de julio de 1851 por un fotógrafo de Königsberg, Prusia (hoy Kaliningrado, Rusia) de apellido Berkowski, por iniciativa de A. L. Busch, director del observatorio.  La imagen fue lograda a través de un heliómetro, y gracias al uso de los instrumentos del observatorio, muestra una imagen nítida a pesar de que la exposición para lograr un daguerrotipo correctamente expuesto requirió casi un minuto y medio.

La imagen de Berkowski del eclipse solar del 28 de julio de 1851

Según Peter D. Hingley, bibliotecario de la Royal Astronomical Society de la Gran Bretaña, el primer intento de lograr una imagen de un eclipse solar fue por el italiano G. A. Majocchi durante el eclipse del 8 de julio de 1842, es decir, apenas tres años después de la invención del daguerrotipo.  Desafortunadamente, no se conserva ninguna de las imágenes logradas por Majocchi.

También según Hingley, el primer esfuerzo coordinado para lograr imágenes de alta calidad de un eclipse solar y aprovechar la tecnología fotográfica como una herramienta de investigación fue la expedición liderada por Warren De La Rue a bordo del HMS Himalaya durante el eclipse del 18 de julio de 1860.

Warren De La Rue

De La Rue fue un destacado científico del siglo XIX, conocido en la época por su costumbre de emplear aparatos de su propia invención para la observación y estudio de los fenómenos naturales.  Fue presidente tanto de varias sociedades científicas, entre ellas la de química y la Royal Astronomical Society.

Parece ser que una visita en 1858 al Observatorio Real de Prusia en Königberg  inspiró en De La Rue la idea de lograr una imagen fotográfica de un eclipse.  Después de examinar las imágenes logradas por Berkowski en 1851, De la Rue se dio cuenta de que los avances en la técnica fotográfica, en particular el uso del colodión, permitirían obtener imágenes más nítidas del momento culminante de un eclipse, durante la totalidad.  Su espíritu científico también lo convenció del potencial de la fotografía como instrumento de investigación.

Los instrumentos de De La Rue usados para registrar el eclipse de 1860

Por aquella época, De La Rue había perfeccionado un fotoheliógrafo, instrumento que utilizaba rutinariamente para estudiar las variaciones observables en la actividad solar.  También había inventado un aparato medidor de placas fotográficas, que permitía cuantificar distancias y áreas en imágenes astronómicas tomadas usando las placas disponibles en esa época.  Resultaba lógico intentar utilizar esos instrumentos durante el eclipse que se sabía sucedería el 18 de julio de 1860.

Para garantizar una vista clara del eclipse, era necesario transportar los instrumentos de De La Rue a un sitio con baja probabilidad de nubosidad que estuviera dentro del camino de la sombra predicho para el eclipse.  Se logró organizar una expedición a bordo del HMS Himalaya a la costa española para lograr las condiciones ideales.

A pesar de los pequeños imprevistos que suceden aún en las expediciones mejor planeadas, como cuando uno de los asistentes tropezó con uno de los soportes del equipo casi en el momento crítico del eclipse, De La Rue logró al menos dos imágenes de gran calidad durante la totalidad del eclipse.  Gracias a estas imágenes y a otras fotografías del mismo eclipse tomadas en otros lugares de Europa, fue posible establecer  el origen solar (y no lunar) de la mayoría de los cambios en iluminación que suceden durante un eclipse.  En particular, hasta esa época había todavía un debate acerca del origen de las erupciones que pueden ser observadas durante un eclipse.  La comparación de varias imágenes hizo posible descartar un origen lunar para tal fenómeno.

Aunque las imágenes de De La Rue no fueron las primeras de un eclipse solar, sin duda constituyeron un parteaguas en la historia de la fotografía como instrumento científico.

Imagen lograda por De La Rue del eclipse del 18 de julio de 1860

Referencia
Hingley, P. D. 2001. The first photographic eclipse? Astronomy & Geophysics 42:1.18-1.23

Anuncios

7 de marzo cumpleaños de Niépce el padre de la fotografía

Niépce nació un día como hoy hace 246 años (7 de marzo de 1765) en Borgoña, Francia. Es considerado el padre de la fotografía porque a él le corresponde la primera fotografía conocida que se conserva en la actualidad: Punto de vista desde la ventana de Gras de 1826. En 1989, Roland Barthes, en su publicación “La Cámara Lúcida” recoge una fotografía de Niépce que según el data de 1822. Se trata de una borrosa imagen conocida como “La Mesa Puesta”, y cuyo original se conserva en el Museo Nicéphore Niépce.

Niépce nunca fue buen dibujante, se dedicó a la química y a la litografía. Aprovechando las cualidades artísticas de su hijo, Niépce realizaba reproducciones litográficas de obras de arte. Desgraciadamente tras alistarse en el ejercito su hijo de fallece en 1814. Tras la muerte de su hijo, Niépce busca nuevas formas de reproducir imágenes. Ello le llevó a experimentar con la cámara oscura junto con las sales de plata, betún de Judea y aceite de lavanda hasta conseguir imágenes fijas: las primeras fotografías de la historia.

CIENCI/A/RTE y el descubrimiento de la fotografía.

Hacía frío en Paris aquel 7 de enero de 1839 cuando Louis–Jacques Mandé Daguerre se presentó ante los miembros de la Academia de Ciencias, la institución científica más prestigiosa del mundo de aquella época. ¿Qué hacía un pintor y decorador de escenarios de teatro frente a los más famosos científicos? Daguerre era reconocido en el mundo del teatro parisino por la invención del “diorama”, una serie de varios planos recortados que con una iluminación apropiada proporcionaba perspectiva al escenario. Pero ese día lo que presentó a los científicos no tenía nada que ver con las artes escénicas.

Años atrás, en 1829, Daguerre conoció a Joseph Nicéphore Niépce, un terrateniente que además era químico y litógrafo. Ambos utilizaban la “cámara oscura” para realizar su trabajo artístico. Se conocieron gracias a unos proveedores de lentes. Niépce, era un inventor aficionado que llevaba unos años investigando la posibilidad de registrar imágenes imperecederas por medio de la cámara oscura. Entre 1826 y 1827 utilizando sales de plata que son sensibles a la luz, había logrado conseguir imágenes fijas sobre soportes de cristal, estaño, cobre y peltre, aunque estos resultados todavía no lo dejaban satisfecho.

Daguerre fascinado por el descubrimiento convenció a Niépce para que hicieran una sociedad en la que se reconocía a este último como inventor. Cuando muere Niépce en 1833, su hijo hereda sus derechos, pero aprovechando su maltrecha economía, Daguerre le compra los derechos del descubrimiento y se los adjudica como propios. Comenzando así a darle un enfoque mercantilista y publicitario al descubrimiento de Niépce que permitía obtener una imagen fija aunque no reproducible de la realidad. Logrando presentar aquel descubrimiento ese 7 de enero de 1839 ante la Academia de Ciencias de Francia.

Ese día Daguerre junto con   François Arago físico y político, sacaron a la luz  el “daguerrotipo”, marcando así el nacimiento oficial de la fotografía a nivel mundial. Sin embargo, este descubrimiento no fue divulgado hasta el 19 de agosto de 1939 fecha en que se suscitó una extraña reunión donde los miembros de la Academia de Ciencias invitaron a los miembros de la Academia de Artes para en conjunto evaluar si valía la pena que el estado Francés comprara los derechos de este descubrimiento. Ese día Arago planteó en su presentación algunas de las primeras concepciones de la fotografía.

“El daguerrotipo  consiste en la reproducción espontánea de las imágenes de la naturaleza recibidas en la cámara oscura, no con su color, sino con una muy fina gradación de tintas (…). Para este proceso sin idea de dibujo y sin conocimientos de química y física será posible tomar en pocos minutos las más detalladas vistas, la más pintoresca escena, la manipulación es simple y no requiere conocimiento especial sólo cuidado y una pequeña práctica en orden para obtener un completo éxito…”

La presentación histórica de la fotografía compartida entre estos separados mundos del arte y la ciencia. Ha mantenido su presencia  hasta el día de hoy en ambos. Permitiéndole a los científicos “dibujar” sus objetos de estudio y a los artistas expresar la belleza de la realidad o de su imaginación gracias a sus bases físicas y químicas y al desarrollo tecnológico. El carácter polémico de la fotografía siempre la ha mantenido en un extraño nicho presente entre estos mundos. Más allá de ello, su invención modificó definitivamente la manera del ver el mundo y sus representaciones artísticas o científicas.

 

Daguerrotipo

“Boulevard du Temple” por Louis Daguerre, 1838

El daguerrotipo fue el primer sistema fotográfico práctico y fue anunciado al público por la Academia Francesa de Ciencias el 9 de enero de 1839.  Parece ser que Boulevard du Temple es la primera fotografía en la que aparece una persona.  La imagen requirió un tiempo de exposición de 10 minutos, por lo que los carros y personas en la calle no aparecen en la foto. El caballero cuyo calzado está siendo limpiado (parte inferior izquierda) permaneció sin moverse el suficiente tiempo como para formar una imagen.

Ver otro interesante daguerrotipo en el blog Mitología Natural.