La hielera anti-paparazzi: Tecnología fotográfica y publicidad

La marca de cerveza Norte de Argentina, producida por la Cervecería y Maltería Quilmes, lanzó hace poco una campaña publicitaria basada en su “Frapera Fotostop”, una ingeniosa hielera que utiliza la tecnología fotográfica para detener los intentos de los paparazzi y otros fotógrafos furtivos por obtener imágenes in fraganti de los usuarios.

Según la pauta publicitaria, si el dueño de la hielera se encuentra a la mitad de una fiesta salvaje y algún enemigo se acerca y pretende tomar una fotografía, la frapera detectará el intento y disparará un destello de luz que echará a perder la foto. Todo esto es parte de una campaña de publicidad diseñada por la firma Del Campo Saatchi & Saatchi y la fabulosa hielera seguramente no existe en la realidad. Sin embargo, no sería muy difícil fabricar un dispositivo como el que se observa en los anuncios de la cerveza.

Para fabricar nuestra propia hielera (o cualquier otro dispositivo anti-paparazzi) sólo necesitaríamos una unidad esclava y un microflash.  Las unidades esclavas son dispositivos electrónicos que cierran un circuito al detectar el disparo de una luz de flash, con lo que pueden disparar a su vez una segunda unidad de destello. La imagen de la izquierda muestra una unidad esclava como las que existen desde los años 1980. En la actualidad existen unidades esclavas miniaturizadas integradas a los propios flashes, permitiendo entre otras cosas la sincronización inalámbrica de un número muy grande de unidades de iluminación. Conectando una de esta unidades esclavas a un microflash, como los que se encuentran en las cámaras miniatura de ahora y en muchos de los teléfonos portátiles, y montando todo en nuestra hielera favorita podríamos tener nuestro propio “fotostop”.

El único problema técnico que se me ocurre es que la baja temperatura de la hielera podría obstaculizar el funcionamiento de los componentes electrónicos. Más aún, el agua de condensación podría arruinar por completo nuestro circuito. En fin, esperemos que los ingenieros de la cervecería Quilmes sean tan ingeniosos como sus publicistas.

Anuncios

Edgerton y la fotografía estroboscópica

En un día como hoy, el 6 de abril de 1903, nació Harold Eugene “Doc” Edgerton, pionero de la fotografía de alta velocidad. En los años 30s, Edgerton trabajaba en el MIT como ingeniero eléctrico, usando un estroboscopio para analizar el movimiento rápido de las partes de los motores. El principio del aparato es lograr un gran número de imágenes en fracciones de segundo, de esta manera “congelando” el movimiento de los objetos. En algún momento durante esos años, a Edgerton se le ocurrió la idea de apuntar el estroboscopio hacia objetos de uso común para registrar fotográficamente su movimiento.

A parir de 1937, en colaboración con el fotógrafo Gjon Mili, Edgerton comenzó un proyecto de vida que consistió en registrar objetos cotidianos en fotografías estroboscópicas. Las imágenes que logró Edgerton a lo largo de los años son hoy en día icónicas.  Todos hemos visto fotografías de balas atravesando manzanas, de gotas de leche salpicando, del pie de un deportista golpeando un balón o del vuelo de una paloma.  Gracias a los flashes electrónicos, un aficionado avanzado puede hoy en día lograr imágenes de este tipo.  Fue Edgerton, sin embargo, el primero en concebir la idea y el responsable de desarrollar gran parte de la tecnología necesaria.

 

Bala atravesando una manzana. H. E. Edgerton

Work hard. Tell everyone everything you know. Close a deal with a handshake. Have fun!

Harold “Doc” Edgerton

 

 

 

 

Ver material e historias sobre “Doc” Edgerton en The Edgerton Digital Collections